Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from Somos+ by Somos+

La esperanza era verde olivo y los chivos se la comieron







Por: Yoanny Beltrán Gamboa



A más de cincuenta y siete años de la mal  llamada revolución en Cuba y en un país que dice ser el más equitativo del mundo y donde el bienestar del ser humano es lo más importante, aún existen barrios periféricos sin ninguna condición para la vida de personas.



En la parte este de la ciudad de Guantánamo, existe un poblado que todo el mundo  conoce como el Barrio del Azúcar. En este lugar, las personas han confeccionado viviendas con retazos de cartones, “cines” viejos, pedazos de latas, sacos y todo con el esfuerzo de personas que trabajan día a día por un supuesto bienestar.



Este barrio, por así decirlo, tiene más de veinte años, no tiene calles, ni red hidráulica y más del noventa por ciento de las casas no tienen piso; el piso es de tierra. También es bueno recalcar que son más de cien las viviendas construidas por estos cubanos que luchan por la subsistencia y no ven una realidad que pueda traer bienestar para todos.



Elizabeth Gómes Cosme, es una joven de 41 años y madre de dos niños menores de edad, la cual vive hace cuatro años en dicho lugar; expresa su inconformidad con el estado cubano, quien los ha abandonado y no ha dado respuesta alguna a los planteamientos, en las innumerables reuniones de asambleas de rendición de cuentas de los delegados a sus electores. Todo se vuelve bla, bla, bla,  afirmo Gómes Cosme, a todas las promesas que el gobierno les hace y los niños siguen sin calles donde circular o un parque donde jugar.



La misma opinión, expresó Lianet Gonzales Vera, joven de 23 años, madre de dos menores y en la actualidad esta gestante, quien nació en este barrio donde no ve futuro para sus hijos.



El Estado es un mentiroso. Hay que ver la tristeza en los niños y la inconformidad de las personas en los días que llueve, pues hay que amararse javas de nilón en los pies para no enfangarse, caminar y poder ir a la escuela y lo más asombroso es que este lugar, está a menos de diez metros de los edificios que lo rodean.



Cosas como esta pasan a diario en Cuba un país con grandes oportunidades y con gente muy capaz, con deseos de progresar; pero una mala política en la inmensa mayoría de los sectores del país que ha traído una pobreza extrema y una dirección obsoleta y sin visión de futuro que es la responsable de la tristeza y la falta de esperanza de muchos cubanos.



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from Somos+ by Somos+