Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from Mermelada by Fernando Dámaso

Manipulación en Santa Efigenia

El traslado de los restos y de los mausoleos de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, y de Mariana Grajales, la madre de los Maceo, desde sus ubicaciones originales hacia el área donde se encuentra el mausoleo de José Martí, el Apóstol, y el monolito del “líder histórico”, hoy continúa dando que hablar entre los ciudadanos.



Si este traslado se hubiera realizado antes de situar el anacrónico monolito en el lugar, cuando el área correspondía principalmente a José Martí y otros próceres, tal vez hubiera sido aceptable, aunque esto de reubicar restos, según las conveniencias políticas del momento, sea repudiable y tenga visos de totalitarismo y de socialismo trasnochados. Recordar el rejuego con los restos de Stalin en la Plaza Roja de Moscú, primero situados junto a Lenin dentro del mausoleo de este último y, años después, cuando se dio a conocer públicamente el lado oscuro del personaje, retirados y enterrados cerca de la entrada, con un simple pedestal sin busto.



Este traslado de ahora, dígase lo que se diga, tiene un profundo componente manipulador, tal vez con el objetivo de atraer visitantes hacia el lugar y, por ende, como ganancia colateral, hacia el monolito.



Como si no fuera suficiente la manipulación, también se pretende otorgarle a doña Mariana el título de “Madre de la Patria”, algo que ningún mambí le dio ni tampoco ninguno de los veteranos de la Guerra de Independencia, como si sucedió con Carlos Manuel de Céspedes. El mayor título de doña Mariana es el de ser la madre de los Maceo, y el de haberlos acompañado en la primera gesta independentista: no necesita otro.



Decir que es así porque José Martí envió, cuando ella falleció, una corona de flores en cuya cinta decía “Madre”, es algo demasiado traído por los pelos por el Historiador de La Habana, desde hace tiempo convertido en el oráculo histórico de las autoridades. Sería bueno recordarle una opinión del Apóstol: “No hay espectáculo, en verdad, más odioso, que el de los talentos serviles” (Tomo 13, pág. 158 de sus Obras Completas).



Aunque, según se informó entonces, el “líder histórico” pidió que no se diera su nombre a ningún establecimiento público, institución, avenida, calle, etcétera, lo que se está haciendo ahora es peor: están tratando de situarlo, en importancia, a la par que Céspedes y Martí. Los Padres de la Patria merecen respeto.



Como si no fuera suficiente, ahora se ha ubicado, en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio Nacional, un féretro de piedra blanca, con huesos traídos del Panteón de los Veteranos, dedicado al Soldado Mambí Desconocido.



Todo parece indicar que esta adicción funeraria continuará.



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from Mermelada by Fernando Dámaso