Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from La voz del Morro by Juan Juan Almeida

Mercado de piezas de repuesto en Cuba bajo torbellino de corrupción



SASA (Servicio Automotriz, Sociedad Anónima) y PROVARI (Producciones Varias), las comercializadoras cubanas unidas por resolución para revitalizar la provisión automotriz de los particulares cubanos, en lugar de soluciones, acrecienta el envilecimiento y la corruptela. Las unidades y los kit de motocicletas son el producto líder del trapicheo minorista. En el año 2011, atendiendo a la crítica situación del transporte, y a la creciente e insatisfecha demanda que los particulares cubanos tienen para reconstruir su viejo parque automotriz, el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de la República de Cuba, dió la posibilidad de armar centenas de “Frankestein”.  La Resolución No. 620/2011, entre otras cosas, dice que los vehículos de la renta y alquiler al Turismo, que a consecuencia de siniestros queden imposibilitados para comerciar, PROVARI se los vende a SASA en forma de componentes, partes y accesorios que resulten útiles después del desarme. A su vez, según dice la disposición, SASA queda autorizada para comercializar estas piezas de autos desguazados a aquellos compradores que luego de ingresar a una lista, posean la circulación y la chapa vigentes de un auto prácticamente inservible. Similares requisitos se mantienen hoy, con la única diferencia que ahora, gracias a que una importante fábrica automotriz china firmó con Cuba un proyecto de semi desmontados para ensamblar motos en la isla, SASA puede vender a cubanos que presenten la circulación de una moto construida antes de 1994, motores y kits  de montaje, especialmente de modelos  AX-100 y GN-125 de Suzuki, que con suerte y un poco de ingenio encajan perfectamente en los cuadros de Karpati, Bergobina y Riga. “Para solucionar el problema, solo tendrían que vender carros a precios lógicos, esa resolución surgió para erradicar el canibalismo automotriz. No es una solución, es una burla al cubano.  Me parece que además de una falta de respeto, es un desprecio al ciudadano común vender las motos por pedazos. Y resulta muy descarado que SASA incumpla su contrato con la contraparte china porque se sabe que de 140 unidades que recibe, guarda 100 para el trapicheo y saca 40 a la venta”, explica bastante indignado un ciudadano que después de esperar cuatro años logró armar su pequeño Frankestein. “Si no tienes un motor – continúa el afortunado – tienes que hacer como yo, ir para el campo, contactar a un guajiro que tenga lo que tu quieres, comprarle la moto rota, pagarle a un abogado para que haga los papeles, ponerla a tu nombre, actualizar los papeles, la circulación, la chapa e inscribirte en la lista de SASA, que también cuesta dinero. Para cuando te llamen, con carnet de identidad en mano y la fotocopia de la circulación del motor, comprar la unidad de Suzuki o de lo que tengan en existencia  en ese momento. Entonces, saca la cuenta, mi vieja Karpati con motor de Suzuki cuesta el doble de una Harley–Davidson nueva”.    



 



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from La voz del Morro by Juan Juan Almeida