Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from 14yMedio by 14yMedio

Vuelve a cerrar por covid la principal clínica veterinaria de La Habana



Caption: La clínica José Luis Callejas Ochoa, adjunta a la Facultad de Medicina Veterinaria, fue reinaugurada en diciembre de 2017. (14ymedio)



14ymedio, Natalia López Moya, Havana, 3 May 2021 -- Los animales de La Habana vuelven a quedar desprotegidos en una ciudad donde el abandono y el maltrato de las mascotas es frecuente. El cierre de la clínica José Luis Callejas Ochoa debido a un brote de covid-19 deja en vilo a las familias que en estos días tienen alguna urgencia con su mascota.



"Cerrado por covid-19. Dirigirse al Consultorio de Zanja y Hospital o a Aniplant que está en Príncipe entre Espada y Hospital", se leía este lunes en un cartel colgado en la reja exterior. Decenas de personas que se acercaban buscando atención para sus animales se sorprendieron del cierre, un menoscabo significativo a la atención veterinaria en la capital cubana.



"Otra vez, cuando no es la falta de medicinas es el cierre por la pandemia, lo cierto es que llevamos más de un año en que se nos mueren los animales porque no hay servicios de urgencia en esta ciudad", lamenta Karina, una protectora que se dedica a rescatar perros y gatos abandonados en las calles, darle los primeros auxilios, organizar un hogar de tránsito y darlos en adopción.



"Tenemos un perro con una fractura expuesta, una gata para esterilizar y un cachorro con una sarna que no lo deja ni dormir", explica la animalista. "Vinimos hoy y, a diferencia de otros momentos en que está a media máquina porque no hay agua o faltan los insumos, esta vez ha sido por covid".



La clínica José Luis Callejas Ochoa, adjunta a la Facultad de Medicina Veterinaria, fue reinaugurada en diciembre de 2017 tras décadas de deterioro. Sin embargo, no había pasado ni un año cuando hubo que cerrar la mayor parte de la instalación porque la mala factura de las reparaciones provocó problemas por la acumulación de lluvias en la azotea. Otra opción es apelar a una clínica internacional en el municipio Playa, con precios muy elevados para la mayoría de los clientes.



Junto a los profesionales graduados, en la clínica hacen prácticas muchos estudiantes que cursan veterinaria en la escuela contigua. "Llegan con muchos sueños, con el deseo de aliviar el dolor de estas criaturas, pero terminan espantados porque la mayor parte de las veces solo los podemos ver morir", comentó el pasado año un empleado a este diario.



En 2018 estaba prevista la llegada de un nuevo equipo de ultrasonidos gestionado por el grupo Labiofam que nunca apareció. A esa ausencia, se suman también la falta de antibióticos y analgésicos, además de vacunas, antiparasitarios, vitaminas, reactivos para los análisis de laboratorio y el instrumental médico para operaciones, una situación que se ha agravado en los últimos dos años.



Cada día, en el centro se deben atender entre 200 a 300 animales, las 24 horas, muchos de ellos provenientes de múltiples barrios de la capital porque los consultorios municipales apenas brindan el servicio de consultas generales y la mayoría de ellos no atienden urgencias ni tienen la capacidad de hacer cirugías, radiografías ni ultrasonidos.



"Cada hora que pasa cerrado este lugar hay decenas de animales que mueren. ¿Para qué aprobaron un decreto de bienestar animal si en la práctica no podemos salvarlos?", cuestiona Karina. "Al final, es muy lamentable que una ciudad tan grande solo tenga una clínica como esta. Eso dice de cómo está el tema en Cuba".



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from 14yMedio by 14yMedio