Translate a Post

Show Translating Help Box

Spanish post from Ciudadano Cero by Jeovany Jimenez Vega

¿Y después del 11 de julio, qué…?







“A un plan obedece nuestro enemigo: de enconarnos, dispensarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan.



¿Qué significó el 11 de julio para el castrismo?



El levantamiento popular del 11 de julio en Cuba dejó las cosas claras. A la dictadura le será imposible ocultar su más contundente derrota política en más de 60 años, por más que lo desee: el pueblo cubano se lanzó masivamente en las calles ese histórico día al grito de libertad, circulan cientos de videos en la red y esta vez fuimos millones los testigos. Imposible sepultar semejante evidencia, tanto como lo fue la brutal respuesta represiva del régimen para aplastar a cualquier precio este vibrante clamor nacional.



¿Cuál será la estrategia que seguirá la dictadura?



Ante la aplastante evidencia, a sabiendas de que atraviesa su mínimo histórico de credibilidad y conociendo su psicología, estimo que el castrismo canalizará su brutalidad mediante las siguientes líneas de estrategia:



    APELAR AL REFLEJO CONDICIONADO SOCIAL HABITUADO, HASTA AHORA, AL SOMETIMIENTO POR EL MIEDO: Recrudeciendo todas las modalidades de su praxis represiva; manteniendo militarizadas las grandes ciudades mediante la constante movilización de medios operativos para perpetuar el terror; deteniendo y/o citando a la mayor cantidad posible de manifestantes para amedrentar a todos; imponiendo excesivas sanciones y largas condenas de prisión; amenazando con la expulsión del trabajo o los estudios a cualquiera que haya participado directa o indirectamente en las protestas o las apoyara de cualquier modo –incluida cualquier publicación en redes sociales.



    LANZAR UNA OFENSIVA DIPLOMÁTICA PARA MINIMIZAR LA REPULSA INTERNACIONAL: Poniendo en máxima tensión su extensa red de activismo procastrista, organizada y financiada desde las embajadas y sedes consulares cubanas; orientando su ingente labor de espionaje para frustrar nuevas tentativas de organización de la emigración cubana; promoviendo declaraciones de personalidades importantes (testaferros ideológicos) para legitimar cuanto sea posible su praxis represiva; sobornando, cobrando viejos favores y/o chantajeando a cargos claves de instituciones mundiales.



    ARRECIAR LA OFENSIVA PROPAGANDÍSTICA DENTRO DE CUBA: Aumentando los ataques de sus sicarios en medios oficiales a la oposición y orquestando linchamientos mediáticos; desvirtuando el espíritu de las protestas mediante la desinformación y la constante difusión sus montajes: falsos crímenes, falsos arrestos y cualquier tipo de “atropello” ficticio –luego desmentidos como fake news presuntamente promovidas por la “oposición mercenaria”– o actos de vandalismo ordenados desde la propia Seguridad del Estado –luego atribuidos a auténticos manifestantes– para restar credibilidad a las miles de denuncias reales generadas por su brutalidad.



    BUSCAR Y SACRIFICAR A UN CULPABLE: Insistiendo en que el descontento popular se debe exclusivamente a la grave situación sanitaria y no al rechazo masivo del pueblo a un régimen político impuesto; intensificando su discurso de fondo que presenta al “bloqueo” estadounidense como la única causa de nuestra ruina; en última instancia, sacrificando a su pieza prescindible, Díaz-Canel, para promover otro puesto a dedo proclive al servilismo que exige la oligarquía castrista.



    INICIAR UNA SERIE DE REFORMAS COSMÉTICAS: Implementando insustanciales cambios potencialmente reversibles en algunas áreas, sobre todo dirigidos al sector autónomo (trabajadores por cuenta propia); disminuyendo el rigor, o eliminando, las medidas que se saben más impopulares –como la limitación de importaciones no comerciales por la aduana; convocando a encuentros con los “dialogueros” más light, etc. En fin pequeñas concesiones que sólo tendrían intenciones dilatorias sin cuestionar la permanencia del tardocastrismo en el poder.



    ¿Qué estrategia debe seguir el pueblo cubano, dentro y fuera de Cuba?



      RESISTENCIA PASIVA; NO COOPERES DE NINGÚN MODO CON LA DICTADURA: Si ya no crees en esa falsa no milites por simple inercia en organizaciones oficiales; solicita la baja del Partido Comunista, de sus sindicatos, de la Federación de Mujeres y de sus ominosos CDR; no participes nunca más en las inútiles reuniones de rendición de cuentas del Poder Popular donde nada se decide, y abstente en absoluto de participar en sus simulacros de elecciones; no asistas nunca más a manifestación oficial alguna, durante las fechas claves del castrismo (1 de enero, 1 de mayo y 26 de julio) mantente dentro de casa: ¡las calles vacías evidenciarán que ya tu pueblo se pronunció definitivamente el 11 de julio!



      ARTICULACIÓN DE UN MOVIMIENTO NACIONAL E INTERNACIONAL EN APOYO A LA LIBERACIÓN DE LOS PRESOS DEL 11 DE JULIO: Un punto esencial. El régimen sabe que el castigo a los valientes detenidos ese día será determinante para perpetuar su estado de terror; conoce el tremendo efecto disuasorio de esas injustas condenas y por eso impone largas penas de prisión, de ahí que debamos organizarnos en torno a las familias de los presos, salir en su constante apoyo y periódicamente protestar en plantones masivos de vecinos ante las estaciones policiales, las sedes de gobierno y del Partido Comunista, en cada municipio donde los haya, para presionar constantemente, para exigir su liberación incondicional –recordemos a las Damas de Blanco que en 2010 doblegaron a la dictadura en un momento de mayor solidez, aún bajo el liderazgo directo de Fidel Castro. No permitas, cubano decente, más mítines de repudio contra ese vecino que lucha por tu libertad: que las barricadas de vecinos defiendan, junto a su dignidad, también la tuya.



      AJUSTAR NUESTRAS RESPUESTAS A CADA SITUACIÓN CONCRETA: Una lucha que puede prolongarse no debe ser concebida como algo que se resolverá en pocas salidas, por eso siempre se debe tener en cuenta la superioridad de recursos del oponente. Para un pueblo desarmado frente un ejército regular no siempre será procedente presentar batallas frontales: toda manifestación cívica debe buscar tácticamente objetivos concretos, pero siempre ajustándose con resiliencia a la estrategia de fondo, y ser lanzada cuando sea más oportuna y favorable. Cuando lo más prudente sea replegarse, habrá que replegarse –lo cual no implica una derrota, sino todo lo contrario: esto obligará al régimen a estar constantemente movilizado y el pueblo se expondría menos innecesariamente y se haría más impredecible.



      CONTRARRESTAR LAS FALACIAS DEL RÉGIMEN MEDIANTE EL ACTIVISMO EN REDES SOCIALES: Fue ampliamente demostrada su importancia, así como la del trabajo de los youtubers e influencers, como eficaz contrapeso al monopolio informativo del castrismo; será muy importante nunca dejar de difundir los videos y fotos del 11 de julio, así como estimular cada intento de unión y difundir cada nueva iniciativa cívica o acción de la oposición política en cada foro.    



      CONTRARRESTAR EL PROSELITISMO DEL RÉGIMEN CASTRISTA: Allí donde estés en el extranjero, cubano digno, no permitas que ningún exiliado tranquilamente haga tribuna a favor del castrismo mientras disfruta de las bondades de una democracia que nos es negada en Cuba: enfrenta con determinación esa falacia; organiza o súmate a comités de apoyo a la libertad de Cuba; genera iniciativas que denuncien los atropellos de la dictadura y presiona al gobierno de tu país receptor para que condene o retire cualquier apoyo al régimen que vandaliza a tu pueblo. Apoya cualquier iniciativa que potencie nuestro acceso pleno a una Internet libre –interrumpido indefinidamente por el régimen– para evadir la censura de La Habana.



      NO ACEPTAR REFORMAS QUE NO INCLUYAN LA SALIDA DEL PODER DE LOS OLIGARCAS DEL CASTRISMO: Jamás permitir que el régimen presente como único culpable a Díaz-Canel y sacrifiquen su cabeza de turco sólo para sustituirle por alguien similar. Debemos exigir, como única solución real para esta irreversible crisis, que el castrismo se aparte del poder.



      La suma y coordinación de estas líneas de acción logrará que el pueblo de Cuba gane cada día mayor confianza en sí mismo y cobre mayor conciencia de su descomunal poder. Nunca dejes de concienciar a tus amigos, a tus vecinos, a tu familia, de que los cubanos que deseamos la caída del castrismo somos mayoría absoluta. El 11 de julio demostró que somos millones los dispuestos a tomar las calles, y que bien poco podría hacer la dictadura ante otro levantamiento popular masivo como el de aquel Día de la Dignidad Nacional, pero mejor coordinado y con objetivos inmediatos bien definidos. Acostumbrada a tratarnos como esclavos, nada podrá una dictadura descolocada contra millones de cubanos dignos, porque ¡cuando la tiranía se hace ley la rebelión es un derecho!



      If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

      Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

        Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from Ciudadano Cero by Jeovany Jimenez Vega