Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from La voz del Morro by Juan Juan Almeida

Madre de ciudadana estadounidense presa en Cuba pide ayuda a Trump



La madre de una ciudadana estadounidense condenada en Cuba por espionaje está pidiendo al presidente Donald Trump que interceda para lograr la libertad de su hija y la traiga de vuelta antes de que sea demasiado tarde.



En una carta abierta titulada “Tráiganme a mi hija”, Alina Miyares Vallosera, de 89 años y residente en Miami Beach, solicita una investigación a fondo sobre lo ocurrido a su hija Alina López Miyares, sentenciada a 13 años de cárcel tras ser juzgada por un tribunal militar, el pasado 2 de octubre.





“El dolor es igual para el que sufre la pérdida de un hijo en la guerra o en cruel atentado. Me uno a la agonía de todas las madres que sienten como quema en las entrañas, y hoy más que tengo a mi hija Alina presa”, dice la misiva, obtenida por Martí Noticias.



Alina Miyares, de 59 años, cumple su sanción en la Prisión Occidental de Mujeres El Guatao”, conocida como Manto Negro, en la periferia oeste de La Habana. Allí recientemente se reportó la muerte de un reo por falta de asistencia médica.



“Le pido y suplico se interese en el caso de mi hija, que se investigue a fondo y que me la traigan antes de que sea un cadáver más”, manifestó Miyares. “En ese inhóspito lugar donde está confinada han muerto jóvenes por un ataque de asma sin atención médica”.



López Miyares es esposa del ex diplomático cubano Félix Martín Milanés, quien fue condenado en la misma causa a 16 años de prisión. Ambos han apelado ya sus respectivas sanciones ante los tribunales cubanos.



Martín Milanés, de 62 años, prestó servicios en el Ministerio del Interior desde 1977, y alcanzó rango de teniente coronel de la Dirección General de Inteligencia. Fue funcionario de la Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas y permaneció en territorio de Estados Unidos entre 1989 y 1993.



Durante su estancia en Estados Unidos conoció a su esposa, López Miyares, quien por sus facilidades migratorias sirvió como enlace con los servicios especiales estadounidenses.



“Ella fue víctima del FBI y del gobierno cubano”, asegura en la carta Miyares y Vallosera.



López Miyares, maestra de profesión, abandonó Cuba con su familia en los Vuelos de la Libertad, en 1969, cuando ella tenía 8 años. Es maestro de profesión y alcanzó tres títulos de doctorado en universidades de Estados Unidos.



Durante el juicio celebrado contra el matrimonio, oficiales de la Inteligencia y la Contrainteligencia cubana intentaron demostrar que los acusados actuaron motivados por aportar los informes requeridos por los servicios especiales estadounidenses, y que interactuaron con agentes del (FBI y la CIA para entregarles nombres, teléfonos y otros datos que “pudieron poner en peligro la seguridad nacional del Estado Cubano”.



El gobierno de Estados Unidos ha manifestado que está al tanto del proceso seguido contra López Miyares, pero ha declinado ofrecer detalles alegando razones de privacidad.



La anciana asegura que durante el último año ha tenido que sufrir el ultraje de varias personas que, para referirse a ella la llaman despectivamente “la madre de la espía”, y enfrentar además el gasto económico que ocasiona vivir en Miami y tener a su hija presa en La Habana.



En su carta señala que las autoridades estadounidenses en la capital cubana no han podido darle apoyo consular porque “no podían ir por encima de las decisiones del gobierno cubano”.

Carta:



“Tráiganme a mi hija”



El dolor es igual para el que sufre la pérdida de un hijo en la guerra o en cruel atentado. Me uno a la agonía de todas las madres que sienten como quema eso en las entrañas, y hoy más que tengo a mi hija Alina presa.



La política en los EU, especialmente la de los cubanos, les impide hacer nada por alguien que lo necesite. En el caso de mi hija fue así; nadie pudo ayudarnos.



Cuando decidí ir a la Embajada de Estados Unidos en La Habana, obtuve la misma respuesta…no podían ir por encima de las decisiones del gobierno cubano. No permiten injerencia extranjera.



Al presidente de EEUU, Mr Trump, que prometió defender y proteger a todos los ciudadano-norteamericanos, le pido y suplico se interese en el caso de mi hija, que se investigue a fondo y que me la traigan de vuelta antes de que sea un cadáver más. En ese inhóspito lugar donde está confinada han muerto jóvenes por un ataque de asma sin atención médica.



Mi hija Alina López Mijares se casó hace 11 años con el Sr Félix Martín Milanés, pero nunca supo si estaba firmando su sentencia de vida o quizás de muerte.



Es graduada de la Universidad de New York, La Manhattan School of Music, como pianista, y de la Nova Southeastern University. Fue profesora en escuelas públicas de New York, y luego aquí en la Florida.



Ella fue víctima del FBI y del gobierno cubano. El FBI la obligaba a cooperar con datos, (no sé cuales), y luego el gobierno cubano se aprovechó de lo sucio que entre ambos sembraron.



Nosotros, sus padres, nunca supimos nada. Hace casi un año, 01/2017, por conveniencia del gobierno cubano la retienen en La Habana, la juzgan en un juicio militar, (ella nunca fue militar) y la condenan  a 13 años de privación de libertad.



Yo tengo 89 años y su papá 96, ambos somos dos ancianos enfermos que hemos tenido que sufrir toda la injuria, el dolor y la pena, además del gasto económico ya que somos dos pensionados.



Viviendo nosotros en Miami y estando ella presa en La Habana, yo, su madre, he tenido que viajar todos los meses y hasta dos veces en un mes  para verla, conocer de su estado de salud y llevarle comida. Y de la comida que logro pasar le roban gran parte.



Mi hija Alina llora con frecuencia y por tal motivo la fustigan. Ha estado enferma sin atención médica, sufre de frecuentes desmayos y tiene la presión arterial descontrolada. Ha perdido cerca de 85 libras. La llaman despectivamente “la Americana”.



Habrá personas escépticas que se pregunten ¿dónde estaba esta señora que no se había pronunciado hasta ahora? No señores, lo hice desde el principio, nunca he tenido miedo cuando se trata de un hijo. Pero a mi hija le dijeron… “no le digas nada a tu madre porque te puede perjudicar en el juicio…”



Hoy, hago pública esta carta, confiando llegar con mi súplica a lectores receptivos y almas caritativas.



Alina Miyares



Miami. Noviembre 11, 2017



PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Madre de ciudadana estadounidense presa en Cuba pide ayuda a Trump



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from La voz del Morro by Juan Juan Almeida