Translate a Post

No translation yet

Show Translating Help Box

Spanish post from Mermelada by Fernando Dámaso

Una lección necesaria

Los múltiples descalabros de los equipos cubanos constituidos para participar en diferentes eventos de béisbol, no han hecho más que ratificar el pésimo estado de este deporte en Cuba. Los narradores y cronistas deportivos han reiterado en sus análisis, que antes (se refieren a después del año 1959) Cuba triunfaba en todas las competencias y que, desde hace algún tiempo, no sucede así, achacando la causa de ello a diferentes factores, sin aclarar que en ese antes del que hablan, los equipos cubanos, integrados por peloteros profesionales (solo se dedicaban a practicarlo y cobraban sus salarios por hacerlo), competían contra equipos extranjeros conformados con estudiantes universitarios o peloteros amateurs, a los cuales apabullaban.



En realidad, el béisbol cubano tuvo calidad antes de 1959, cuando existía la Liga Cubana de Béisbol, con equipos profesionales y peloteros que jugaban en la Triple A y en las Grandes Ligas (MLB). Cuando, después de 1959, todo esto se desmontó por razones políticas, fue perdiendo calidad hasta llegar al desastroso estado actual.



A ello han contribuido la absurda organización, estructura y desarrollo de las denominadas Series Nacionales, donde participan una exagerada cantidad de malos equipos, la politización del deporte, la deficiente preparación de los peloteros desde la base y de sus entrenadores, el atraso de las técnicas de preparación, la falta y elevados precios de los equipamientos necesarios (imposibles de comprar por los padres con sus salarios de miseria), la falta de terrenos adecuados y la prohibición a los peloteros, durante años, de poder jugar en equipos profesionales fuera de Cuba (ahora se autoriza controlado por la Comisión Nacional de Béisbol).



También nos ha afectado el ridículo espíritu triunfalista, propagado por dirigentes políticos y deportivos y apoyado fanáticamente por narradores y cronistas, quienes ayudaron a crear la falsa imagen de gran calidad del béisbol cubano, llegando hasta a plantear que “en Cuba se jugaba el mejor béisbol del mundo”. Como “la mentira tiene las patas cortas”, al producirse los primeros enfrentamientos con peloteros profesionales, “el globo se desinfló”, mostrando el verdadero estado del béisbol en Cuba. Lo triste es que “la gran mentira” fue aceptada por la mayoría de los fanáticos, creyendo en verdad, que éramos los mejores y, por tanto, invencibles.



Los fracasos del equipo Cuba en la recién terminada Liga Can-am en Canadá, en el tope Cuba-EE.UU de la organización USA Baseball en Estados Unidos y en el Torneo Interpuertos de Rotterdam en Holanda son concluyentes.



Hoy, al fin, la mayoría de los cubanos ha comprendido que todo no era más que un “bluff” político, tratando de demostrar que en el socialismo todo era mejor que en el capitalismo, y se comienza a entender lo mucho que hay que cambiar, si queremos que el béisbol vuelva a brillar como en la etapa prerrevolucionaria, con cuatro clubes (Habana, Almendares, Marianao y Cienfuegos) en la Liga Cubana de Béisbol y uno en la Triple A (Cubans Sugar Kings), y nuestros peloteros jugando en los equipos de la Triple A y de las Grandes Ligas, y los de otros países formando parte de los nuestros.



If you would like to sign your translation, add your name to the others (if any) in the box below. Please make sure it says: "Translated by:" in front of the names

Check this box if you want other people to HELP FINISH this translation, or SOLVE PROBLEMS in it.

  Type what you see in the image (without spaces) 

Spanish post from Mermelada by Fernando Dámaso